Home

Bienvenida

El Señor de los Milagros, amo y señor del color de la penitencia, símbolo de una legendaria devoción, propiciador de la más imponente manifestación de fe en el mundo, su paso provoca en el fiel acompañante, una emoción muy profunda que lo invade con un sentimiento sedante y religioso. Esencia de Sahumerio cristiano, aroma que te ubica en la Gloria de su procesión, con voces de canticos y de plegarias de indulgencia.

Noviembre, mes de solemnidad en el Distrito de Jesús María, mes de entrega a la majestuosidad de nuestra Imagen Santa, Imagen venerada por miles, que a su paso calmo, bendice sus calles y avenidas colmadas de fieles devotos, devotos que desean testimoniarle su fe y gratitud, devotos que desean ponerse bajo el amparo de sus brazos acogedores, implorándole, rogándole y suplicándole gracia divina para sus vidas y hogares.

¿Pero que te pide el Señor? él solo quiere de ti, que lo acompañes y lo veas conscientemente. Medita, cuando lo veas y lo acompañes, sus palabras, ese testamento suyo, nuestro evangelio, que tanto estremece de piedad y de amor, vívelo intensamente. No dejes desvanecerse al mes de Noviembre sin pedir mucho al Señor de los Milagros, pero, sobre todo debes pedir como aquel buen hombre del Evangelio "Señor, yo creo, pero aumenta mi fe". Fe para los que creen, porque sin la fe es imposible agradar a Dios, y sin ella, nadie, sea el que fuere, se podrá salvar. Fe para los que creen, pero con una fe vacilante y poco consecuente, a fin de que se haga robusta y práctica. Fe para los que creen bien y con seguridad, a fin de que no dejen de creer y siempre obren según esa fe cristiana.

Este amor, que ahora sentimos por el Señor de los Milagros, no se extinga al finalizar el mes de Noviembre, sino, por el contrario, debe ser el fruto más generoso del cambio, de una vida mejor, evitando el mal en todas sus formas y amando el bien. Jesús así lo quiere, sabemos que es la misma bondad y misericordia, no desdeña jamás a los míseros pecadores, que a sus pies se postran, para mirar con ojos ciegos, por el vicio del pecado y nublados por el llanto, los ojos purísimos de Cristo.

 
Login Form